Aprende a no endeudarte en una fecha especial

Las fiestas representan un momento de celebración y más aún si se trata de un día en el que se festeja a alguien especial. A pesar de ello es importante que recuerdes que estos eventos tienen un costo y uno no puede dejarse llevar por la emoción del festejo y las increíbles ofertas que aparecen en tiendas o Internet. 

Por este motivo, sé cauto y toma las siguientes precauciones para no endeudarte en estas fechas.

  • Lo primero que debes hacer es fijar un presupuesto para regalos y otros gastos que se tengan pensados para dicha fecha: un almuerzo, una cena, un lonche y/o actividad en casa o fuera de esta. Al final del día, si el costo de la celebración se transforma en una fuente de estrés, podrías lamentarte y como consecuencia estarías limitando tus opciones para una próxima celebración.
  • Planifica y organiza tu evento dentro de tus posibilidades. Tu cumpleaños, una graduación o el día de la madre son fechas que merecen ser celebradas; esto no significa que tirarás la casa por la ventana y gastarás más de lo que puedes. Recuerda que, si bien es un día especial es posible hacer más con menos. Por ello, revisa tu presupuesto mensual y evalúa cómo abaratar tus costos y hacer los ajustes del caso para evitar inconvenientes.
  • Considera si realmente necesitas lo que planeas comprar o si estás adquiriendo algo que no es lo más recomendable para la ocasión. En el día de la madre o del padre, por ejemplo, muchas veces es mejor tener detalles antes que comprar un regalo costoso y quedar endeudados por largo tiempo.
  • Durante la semana previa a tu celebración deja en casa tu tarjeta de crédito y solo lleva el efectivo necesario para tu día. En lo posible, sal del hogar con una lista de compras, sé fiel a ella y al monto que asignaste. Así evitarás caer en el consumismo y/o gastos innecesarios.
  • Evita las compras por impulso. Por más súper ofertas, descuentos o rebajas que encuentres a llegar al centro comercial o supermercado; céntrate en tu objetivo de compra. Muchas veces el sentimiento te puede jugar una mala pasada que deriva en una compra en cuotas no planificada.
  • Si vas a usar tu tarjeta de crédito, elige un solo pago y recuerda incluirlo en tu presupuesto del siguiente mes. Si no te es posible hacerlo y debes recurrir a una compra en cuotas, que estas no excedan las 2 o 3. Así impedirás que se cree un desbalance en tus cálculos por las altas tasas de interés que generan algunas tarjetas.
  • Si vas a comprar un regalo, compara los distintos precios para este. Date un tiempo para visitar las tiendas y encontrar el mejor precio. Esto lo lograrás organizando tu evento con anticipación.
  • En caso de imprevistos puedes usar tu tarjeta de crédito, pero no dispongas de efectivo. Acuérdate que el interés es muy alto y varía entre el 80% y 100% de la tasa de interés efectiva anual (TEA).
  • Si vas a celebrar en casa, procura que el gasto se divida equitativamente entre los miembros que aportan económicamente. De esta manera, no serás tú quien cargue con todo el gasto; eso sí, no incluyas al agasajado. Asimismo, asígnale una función a cada persona para reducir el tiempo y costos de preparación. Si tienes hijos menores de 18 años haz que participen en lo que les sea posible; ello te ayudará a ahorrar y reducir tus costos.

 

Ahora ya lo sabes, es posible celebrar y disfrutar en más de una fecha especial sin endeudarte.