¿Cómo llevar la contabilidad de tu casa?

Cuando comienzas tu vida como independiente, te mudas a vivir con amigos o empiezas a trabajar y aportar en tu casa, las prioridades cambian. Ahorrar puede convertirse en una tarea difícil y las deudas aparecen. Entonces, ¿cómo llevar la contabilidad de tu casa? Siguiendo estos consejos, controlar tus gastos será más sencillo.

1) Conoce tus ingresos: Para llevar un mejor control de tus gastos, es importante saber de cuánta plata dispones. De esta manera, identificarás fácilmente cuál es tu capacidad de endeudamiento y distribuirás mejor tu dinero.

2) Ten una agenda de cuentas: En un cuaderno o en un documento de Excel, anota todos los ingresos y gastos de tu casa o departamento. Este será el primer paso para elaborar tu presupuesto mensual y hacer un seguimiento de tus gastos.

3) Identifica tus gastos básicos: Recuerda que siempre tenemos pagos que realizar mes a mes y cuyo monto no varía drásticamente. Por ejemplo: la luz, el agua, el teléfono (fijo o celular), el gas, Internet, el pago del alquiler, el costo del mantenimiento en un edificio, la pensión de tus estudios o la de tus hijos.

4) Haz un presupuesto para la comida: Recuerda que es importante saber cuánto efectivo se necesita en una casa para cubrir gastos menores, como comprar el pan. Asimismo, destina un monto para loncheras o menús, para los desayunos, almuerzos, cenas o lonches. Ten en cuenta que tu presupuesto cambiará, según el número de personas con las que vives y sus hábitos alimenticios. Juntos definan si el monto que asignarán para alimentación será diario, semanal o quincenal.

5) La limpieza del hogar: Otro factor que debes considerar, además de la compra de artículos de limpieza y la frecuencia para adquirirlos, es decidir si cada uno se encargará del orden y limpieza de la casa, o si contarán con una persona que se haga cargo. Sea cual fuera la situación, debes considerarlo en tu presupuesto.

6) Emergencias: Cuando compartes gastos con otras personas o con tus familiares, la prevención ante una emergencia médica, un accidente o algún problema es clave. Por ello, asignar un monto fijo mensual para estas situaciones, evitará que te endeudes frente a un imprevisto.

7) Guarda tus comprobantes de pago: Alguna vez te has preguntado “¿en qué se me fue la plata?” Para aprender a tener un mejor control de tu economía, una herramienta útil esguardar los vouchers y recibos de todo lo que compres o pagues. Así, identificar tus gastos y saber cuáles recortar será más fácil.

8) Haz un balance: Llevar la contabilidad del hogar no es sinónimo de quedarse sin vida. Visita a tus familiares, amigos o cómprate el reloj que tanto querías. Haz comparaciones sobre lo que gastas cada mes o cada semana, analiza en qué podrías reducir gastos y ahorra sin dejar de divertirte.

Ya lo sabes, siguiendo estos consejos, llevar la contabilidad de tu casa será tarea fácil.