¿Por qué debo ahorrar para mi vejez?

Desde el momento en que recibes un sueldo o empiezas a tener ingresos; surge en tus conversaciones y pensamientos, la idea de lograr cambios significativos en tu nivel de vida. Es así como te decides a definir distintas metas de ahorro para cumplir tus sueños.

Entonces, te disciplinas, escoges un monto mensual, eliges la cuenta en la cual ahorrar; pero, una vez que lograste tus objetivos, ¿dejarás de ahorrar o guardarás para tu jubilación? ¿Es realmente importante tener una reserva para tu vejez?

Ahorra desde joven: pues bien, destinar un fondo de ahorro para tu jubilación desde temprana edad es clave. Ten en cuenta que la pensión, otorgada por tu AFP u ONP, no será un ingreso similar al sueldo que tienes ahora. Es por eso que si quieres mantener tu nivel de vida durante tu jubilación, planificar tus finanzas y diversificar tus ingresos en distintos fondos de inversión a largo plazo es importante. Recuerda “no poner todos los huevos en una misma canasta”; de esta manera reducirás el riesgo en tus futuras inversiones.

Sé objetivo: una vez creado el hábito del ahorro,  el siguiente paso es planear tus gastos con visión de futuro para cubrir tus necesidades e imprevistos. Al proyectar tu pensión, sé sincero contigo mismo. Si a lo largo de tu vida laboral, tu ingreso promedio fue de entre 3 a 4 mil soles, no puedes pretender llegar a los 55 años con una pensión de 5 a 6 mil soles al mes; por ello contempla en tu plan lo siguiente:

  • Deudas a largo plazo que tengas por pagar: por ejemplo, un crédito de vivienda o préstamos bancarios.
  • El costo de la educación de tus hijos: dependiendo de cuantos niños tengas define si contarás con un fondo para sus estudios, hasta qué edad cubrirás sus gastos y sé cauto en elegir dónde estudiarán (escuela pública o privada). Acuérdate de ser lo más realista posible y que la educación no se convierta en una deuda, sino en algo que verdaderamente puedas pagar.
  • Gastos para tu salud: decide si te conviene contar con un seguro de salud privado o si te acogerás al servicio de salud público. Además infórmate sobre las condiciones, ventajas y desventajas de ambos.
  • Dinero para imprevistos: recuerda siempre ahorrar al menos un 5% de tus ingresos, en una cuenta separada de la que manejas, con el único fin de retirar ese dinero cuando se presente una emergencia.

Una vez que le asignes un valor a esta proyección, establece el monto que tendrás que ahorrar para completar tu pensión de jubilación y poder hacer frente a tus necesidades.

Trabaja todo el tiempo que puedas: nunca es tarde para convertirse en un emprendedor y lanzarse a la aventura de tener un negocio propio o asociarse en un nuevo proyecto que te permita tener un ingreso extra. Asimismo, si tienes la posibilidad de conseguir un trabajo de medio tiempo o la opción de hacer de tus aficiones (diseño, cocina, ventas, etc.) una alternativa para ampliar tu red de contactos y obtener dinero extra; hazlo. Bien dicen que “no hay peor gestión que la que no se hace”.

Empieza desde hoy a ahorrar para tu vejez y evita problemas a futuro. Invierte tu dinero en distintos fondos, guarda para afrontar imprevistos, planifica, emprende y arriesga; de esta manera, no tendrás de qué preocuparte cuando la jubilación llegue.

Recuerda que Bim puede servirte como una herramienta de ahorro. Conoce cómo abrir tu Bim aquí.