¿Cuántas tarjetas de crédito necesitas?

Estás haciendo compras para tu casa y es momento de pagar, te dicen el monto y te das cuenta que no tienes suficiente efectivo. Pero, tienes tus tarjetas de crédito salvadoras y decides usar una de ellas para pagar en cuotas. Llega fin de mes y con este tus estados de cuenta; es entonces cuando te das cuenta que no habías calculado que tenías otros pagos pendientes y terminas con menos efectivo o, peor aún, no te alcanza para pagar el monto completo ese mes.

Al tener demasiadas tarjetas, uno puede perder la noción de cuánto debe pagar en un cierto mes y gastar excesivas cantidades en intereses. Por lo tanto, tu posibilidad de ahorrar desaparece. La situación nos lleva a preguntarnos: ¿es necesario tener más de una tarjeta? ¿Cuántas debería tener?

Tarjeta de crédito: es una herramienta útil que, cuando se emplea correctamente, te ayuda a realizar compras importantes e incluso a mejorar tu récord crediticio en el sistema financiero. Sin embargo, el tener varias hace más fuerte la tentación de gastar por sobre los medios que uno tiene. Lo recomendable es:

  • Tener claro tus ingresos mensuales: cuando recién empiezas a ganar algo de dinero, puedes tener una tarjeta; cuando te consolidas, dos.
  • Asegúrate de conseguir la mejor tasa de interés y los mejores beneficios.
  • Infórmate sobre las condiciones de la tarjeta.
  • Trabaja con uno, máximo dos bancos: cuando de créditos se trata debes evaluar y elegir la tarjeta que mejor se adapta a tus necesidades. Asimismo, puedes optar por tener tus tarjetas con distintas franquicias (por ejemplo: Visa o Mastercard) para tener acceso a más establecimientos comerciales o compras por internet.
  • Conoce tus fechas de cierre para evitar sorpresas a fin de mes y así saber qué tarjeta usar.
  • Cuando recibes tus estados de cuenta, paga siempre el monto total de tus consumos.
  • Fíjate un límite: el pago de tus tarjetas no debería de representar más de un 25 a 30% de tus ingresos totales.

Organízate: crea una estrategia de pagos.

Tener más de una tarjeta de crédito podría justificarse sólo si piensas en los beneficios extras que puedan darte algunos bancos como puntos, millas, regalos, sorteos etc.; pero, si no tienes claro que cada vez que las utilizas estás asumiendo una deuda que genera costos adicionales tales como intereses, mantenimientos y membresías; entonces es un mal negocio.

Si vas a mantener 2 tarjetas de crédito tienes que ser sumamente ordenado. Para ello, lleva tus cuentas en un Excel. Si no sabes cómo usarlo, o no cuentas con el programa, puedes registrar tus gastos en una agenda o cuaderno punto por punto para organizarlos y evitar caer en interminables deudas. Recuerda que lo mejor que puedes hacer es ir monitoreando tus egresos para no excederte.

Guarda tus vouchers e ingrésalos en tu cuadro; incluye, también, tus gastos en efectivo. Esto te permitirá ver cuánto puedes ahorrar en el mes y cuánto te permites gastar. Luego coloca el monto de tu sueldo e ingresos que tienes para gastar. Ten en cuenta restar el monto para ahorros e intenta siempre cumplirlo. Finalmente, separa tus gastos por cada tarjeta y registra cada voucher. ¿Por qué? Pues, para cotejarlos con tus estados de cuenta y asegurarte que los montos coincidan.

Cuando registres tus tarjetas en el cuadro, coloca las fechas de corte de cada una. Por ejemplo: tarjeta 1, cierra los 25 de cada mes y la segunda; el 10 de cada mes. En caso de emergencia o imprevistos y si ya estás fuera de tu presupuesto del mes,  podrás pagar con la tarjeta correcta y evitar endeudarte o verte afectado por dicha situación.

Ya lo sabes, tener más una tarjeta de crédito, no te dará un mejor status social, ni te posicionará como el mejor sujeto de crédito. Por el contrario, implica un gran compromiso que, de no cumplirlo, podría convertirse en el peor de tus negocios y acabar con tus deseos de seguir creciendo.