¿Es bueno dar propinas a tus hijos?

¿Papi, me das propina? Es una de las preguntas que en algún momento tus hijos  harán; sea porque quieren un chocolate de la bodega o pretenden ahorrar para comprarse el juguete de moda. Sin embargo ¿es bueno darles dinero a tus hijos? ¿Cuánto les debes dar? ¿Cuándo y cómo empezar a recompensarlos? Hoy te ayudamos a resolver estas dudas.

Dar propina para que tus hijos puedan ahorrar en su alcancía sirve mucho para que aprendan a valorar el esfuerzo y así, también, darle valor al dinero que se consigue a cambio del mismo. De esta manera empezarás a desarrollar una cultura del ahorro en tus hijos desde pequeños; según señala, el Educador y Asesor Familiar, Iván Chamochumbi. Además, indica que es bueno dar propinas a tus hijos siempre y cuando se haga de la manera adecuada; asimismo explica que tanto la propina, como la mesada, deben tener tres objetivos en mente:

  1. Introducir el valor del dinero en tus hijos: es decir, que entiendan que todo cuesta y que valoren lo que sus padres les dan.
  2. Ahorro y organización: motiva la virtud de la organización de tus hijos a través del ahorro programado, el gasto deseado, la inversión con reflexión y un sentido básico de “negocio”.
  3. Plantearles metas: el alcanzar el logro a través de trazarse objetivos (materiales o experiencias), medios para alcanzarlos y una supervisión y/o motivación constante; alentará a que tus hijos se concienticen sobre la importancia del uso y ahorro del monto que reciben.

Por otro lado, la edad propicia para la “mesada” o propina es entre los 10 y 14 años. Antes de eso, lo recomendable es que el dinero sea tratado como una recompensa por cumplir labores y aprovechar la ocasión para inculcar el ahorro en los niños y que puedan comprar algunas cosas pequeñas. Recuerda que, no es recomendable darle otro sentido al dinero antes de los 10 años porque los más chicos no están emocionalmente preparados para manejar montos grandes.

¿Propina o mesada?: Cuando quieras darle plata a tus hijos, debes comprender que hay una diferencia entre propina y mesada. La primera puede ser “gratis”; como cuando los abuelos la otorgan. La segunda, siempre debe ser remunerada teniendo en cuenta la noción de: dinero por trabajo y/o esfuerzo.

La mesada debe ser realista. Un monto entre 10 a 40 soles semanales por que tus hijos limpien el auto, ordenen un librero, hagan labores domésticas, etc., es sano y recomendable; pero ten en cuenta que la mesada no debe llegar sola. Tus hijos deben tener tareas establecidas (no más de 3 o 4) y que sean cuantificables. De esta forma, si los chicos no cumplen con sus tareas, no se les entrega la mesada o en todo caso debes hacerles un “descuento”.

Ya lo sabes, siguiendo estos consejos podrás darle una propina a tus hijos e inculcarles el valor del dinero y el ahorro desde chicos.